Las diez mejores actividades gratis en Berlín

Pásatelo genial en Berlín con un presupuesto reducido

Ben Reeves | Huésped compulsivo
Dec 21, 2018

La lista de cosas que se pueden hacer gratis en esta ciudad llena de historia está muy orientada a los muchísimos museos con los que cuenta. Berlín desempeñó un papel crucial en los eventos internacionales que se produjeron durante la mayor parte del siglo XX, y muchos de los museos y monumentos que conmemoran estos hechos son de acceso gratuito para garantizar que permanezcan en la memoria colectiva.

Sin embargo, no todo es tragedia y desolación. En Berlín puedes hacer un montón de cosas divertidas sin necesidad de gastar un dineral. La capital alemana es un destino bastante asequible según los estándares europeos, pero las experiencias que te proponemos te ayudarán a pasar un buen rato sin dejar temblando la cuenta corriente.

1

Contemplar la ciudad desde la cúpula del Reichstag

El emblemático edificio del Reichstag, además de ser una construcción realmente impresionante, es la sede del Parlamento alemán, o Bundestag. La bonita cúpula de cristal, añadida en 1999, permite disfrutar de unas vistas inigualables de la ciudad. Su construcción simboliza la promesa de mantener una democracia abierta y continuamente bajo la observación de las personas gobernadas, razón por la que el hemiciclo también se puede contemplar desde la cúpula. El acceso es gratuito, ya que no sería muy democrático tener que pagar por visitarla, pero es necesario reservar con antelación a través del sitio web del Reichstag.

Ubicación: Platz der Republik, 1, 11011, Berlín, Alemania

Horarios: Todos los días de 08:00 a 12:00.

Teléfono: +49 (0)30 22732152

  • Historia
  • Foto
  • Económico
2

Visitar la East Side Gallery

Esta amplia sección del muro de Berlín reconvertida en galería al aire libre contiene 105 pinturas de artistas locales e internacionales. Cuando se derribó el muro y se reunificó Berlín en 1990, acudieron artistas de todo el mundo para dar rienda suelta a su creatividad sin temor a que les disparasen mientras trabajaban. No resulta sorprendente que la mayoría de las obras de arte transmitiesen contundentes mensajes políticos y muchas otras hiciesen un llamamiento a la paz. Una sección de 1316 metros de largo del muro, con la llamativa decoración que se puede contemplar hoy en día, se convirtió en la East Side Gallery. Desgraciadamente, algunas de las pinturas se han deteriorado a lo largo de los años, mientras que otras están cubiertas de grafitis a pesar de los esfuerzos llevados a cabo para conservarlas y restaurarlas.

Ubicación: Mühlenstrasse, 3-100, 10243, Berlín, Alemania

  • Historia
  • Foto
  • Económico
3

Cruzar la puerta de Brandemburgo

La Puerta de Brandeburgo es el símbolo de Berlín y, por extensión, de toda Alemania. Se trata de una elegante estructura de columnas, inspirada en la Acrópolis de Atenas, coronada por la estatua de la diosa de la victoria sobre un carro tirado por cuatro caballos. Como su nombre sugiere, era una de las puertas de acceso a la ciudad en la época en la que todavía estaba protegida por murallas. La Puerta de Brandeburgo se encuentra en uno de los extremos de Unter den Linden, una preciosa avenida rodeada de árboles que te guiará hasta el Palacio Real de Berlín.

Ubicación: Pariser Platz, 10117, Berlín, Alemania

  • Historia
  • Foto
  • Económico
4

Pasear entre las losas del monumento del Holocausto

Esta impresionante instalación situada junto a la puerta de Brandemburgo, denominada oficialmente Monumento a los judíos de Europa asesinados, está integrada por 2711 losas de hormigón y un punto de información subterráneo con el nombre de tres millones de judíos víctimas del Holocausto. Las losas tienen una longitud y una anchura semejantes a las de un ataúd, aunque su altura es variable. Algunas de ellas apenas llegan hasta la rodilla, mientras que otras alcanzan una altura muy superior a la de una persona. Contempladas desde lo alto, crean el efecto de una ola que recorre la pendiente de la colina. El objetivo del arquitecto que lo diseñó es que las personas que caminan entre las losas sientan desasosiego y desorientación para recordarles el sufrimiento brutal e inhumano que causó el Tercer Reich.

Ubicación: Cora-Berliner-Strasse, 1, 10117 Berlín, Alemania

Horarios: Este monumento al aire libre está siempre abierto. El museo abre de martes a sábado, de 10:00 a 20:00. Cierra a las 19:00 en invierno y los lunes durante todo el día.

Teléfono: +49 (0)30 2639430

  • Historia
  • Foto
  • Económico
5

Adentrarse en la Topografía del Terror

En los antiguos cuarteles de la Gestapo del Tercer Reich se encuentra la Topografía del Terror, un monumento y museo gratuitos que conmemoran esos terribles años de la historia reciente. Las principales atracciones, si se pueden llamar así, incluyen una gran cantidad de fotografías y documentos que exponen con todo detalle el auge del nazismo y el trabajo de la policía secreta alemana entre 1933 y 1945. Aunque el edifico original quedó destruido como consecuencia de los bombardeos aéreos durante la Segunda Guerra Mundial, los sótanos y las antiguas celdas de la prisión estaban excavadas en la tierra, por lo que es posible visitarlos, así como una sección del muro de Berlín.

Ubicación: Niederkirchnerstrasse, 8, 10963, Berlín, Alemania

Horarios: Todos los días de 10:00 a 20:00.

Teléfono: +49 (0)30 2545090

  • Historia
  • Económico
6

Atravesar el Checkpoint Charlie

El famoso paso fronterizo entre Berlín Oriental y Occidental se ha convertido en una especie de imán para los turistas, pero aun así vale la pena visitar este lugar emblemático de la historia de la ciudad. Una línea de adoquines marca el lugar por el que pasaba el muro de Berlín, mientras que la caseta actual del puesto de control reproduce la que se construyó por primera vez en 1961. No te pierdas las paredes de las calles Friedrichstrasse y Zimmerstrasse, en las que se expone la historia de este icono de la Guerra Fría. En las cercanías también hay un museo muy interesante en el que se explican detalladamente los imaginativos métodos que usaban los alemanes de la zona oriental para huir cruzar al otro lado, aunque la entrada es de pago.

Ubicación: Friedrichstrasse, 43-45, 10117, Berlín, Alemania

  • Historia
  • Foto
  • Económico
7

Visitar el monumento conmemorativo del muro de Berlín

El monumento conmemorativo del muro de Berlín está dedicado a los 28 años que la capital alemana estuvo separada y a la multitud de personas que murieron como consecuencia de esta división. El recinto ocupa unos 1,4 kilómetros a lo largo de la frontera original e incluye una sección que todavía se conserva del muro y sus defensas. Cuando te encuentres entre esta zona y el museo adyacente, podrás hacerte una idea más real de la magnitud de esta barrera y su intimidante naturaleza. Es uno de los mejores lugares para entrar en contacto con testimonios físicos de un período de la historia reciente dominado por la paranoia y la política. No olvides visitar también la exposición Estaciones fronterizas y estaciones fantasma en el Berlín dividido, gracias a la que podrás comprender cómo afectaba la división de la ciudad a los servicios de metro y tren.

Ubicación: Bernauer Strasse, 111, 13355, Berlín, Alemania

Horarios: Las exposiciones al aire libre pueden visitarse todos los días de 08:00 a 22:00. El centro de visitantes abre de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 (cierra los lunes).

  • Historia
  • Económico
8

Cantar ante una multitud en el karaoke del Mauerpark

Si te gusta el karaoke, los domingos puedes poner a prueba tus dotes vocales en el Mauerpark. Básicamente es como una sesión gigante de micrófono abierto en la que puedes cantar tus canciones favoritas ante una multitud de espectadores. El anfiteatro al aire libre, conocido como Bearpit, acaba abarrotado todos los fines de semana. Por lo general el público es muy comprensivo, aunque las aptitudes de los cantantes dejen mucho que desear. Si te da miedo salir al escenario, puedes visitar el mercadillo que también se celebra los domingos. Vale la pena echar un vistazo, aunque no quieras comprar nada.

Ubicación: Gleimstrasse, 55, 10437, Berlín, Alemania

Horarios: Domingo de 12:00 a 19:00 (el parque está siempre abierto).

  • Económico
  • Exótico

Foto de Nicolas Vigier (CC0 1.0) recortada, calibrada, difuminada

9

Pasear por una pista de aterrizaje convertida en parque

Berlín cuenta con espacios verdes impresionantes, algunos de los cuales ofrecen mucho más que aire fresco y campos abiertos. Probablemente el más original sea el ubicado en el antiguo aeropuerto de Tempelhof, el que en el pasado fue el único punto de acceso a Berlín Occidental. Hoy en día es un parque tranquilo muy popular entre los berlineses, que suelen acudir los fines de semana para hacer barbacoas y pasear al perro por las pistas de aterrizaje en desuso. El edificio del aeropuerto ahora alberga un museo, mientras que en los alrededores del parque se hallan varios restaurantes e instalaciones deportivas. Pero si de verdad te apetece alejarte del ambiente ajetreado de la ciudad, imita a los lugareños y toma un tren para visitar el cercano bosque de Grunewald, donde los calurosos días de verano podrás darte un chapuzón refrescante en uno de los lagos.

Ubicación: Tempelhofer Damm, 12101, Berlín, Alemania

Horarios: Todos los días de 06:00 a 21:30.

  • Historia
  • Económico
  • Exótico
10

Escuchar la Orquesta Filarmónica de Berlín

Normalmente es un lujo asistir a una actuación de una gran orquesta, y hay que pagar un precio acorde para gozar de este privilegio. Sin embargo, una vez a la semana puedes escuchar gratis la Orquesta Filarmónica de Berlín con motivo de la función especial que realiza a mediodía. Es un acontecimiento muy popular, por lo que conviene que vayas pronto para conseguir un asiento. Otra opción es asistir a los recitales gratuitos que organizan los estudiantes de la Hochschule für Musik Hanns Eisler varias veces a la semana.

Ubicación: Herbert-von-Karajan-Strasse, 1, 10785, Berlín, Alemania

Horarios: Martes a las 13:00.

Teléfono: +49 (0)30 254880

  • Parejas
  • Económico

Organiza tu viaje