El anillo de Kerry

Un pintoresco viaje por carretera en Irlanda

    El anillo de Kerry es una carretera de unos 180 kilómetros de largo que rodea la península irlandesa de Iveragh. Esta ruta tan atractiva pone todavía más de relieve la escarpada belleza costera de la isla Esmeralda. Entre las escalas más populares destaca una serie de localidades encantadoras, montañas y parques nacionales con extensas cañadas y antiguos castros celtas.

    Junto a esta carretera se encuentran algunas de las principales ciudades que se pueden visitar en el condado de Kerry. Aunque tan solo se tardan unas tres horas y media en recorrerla en coche sin escalas, vale la pena detenerse para disfrutar de lo mucho que ofrecen estas poblaciones. Además, los numerosos miradores que se hallan en el camino bien merecen una pausa.

    1

    Killarney

    Una ciudad llena de tesoros naturales e históricos

    Killarney es un destino magnífico para una escapada al aire libre en la península de Iveragh. Se trata de un punto de partida popular para caminatas largas de montaña por el condado de Kerry y el parque nacional de Killarney, donde se encuentra la famosa cascada de Torc. Los bonitos lagos son una de las principales atracciones de la región, en especial el más grande de todos, el Lough Leane.

    Si te interesan la historia y la arquitectura, no te pierdas la abadía de Muckross, una construcción victoriana del siglo XV. Este antiguo monasterio franciscano, que supuestamente está encantado, tiene un patio impresionante, unos jardines perfectamente cuidados y un cementerio en el que las horas se te pasarán volando.

    2

    Beaufort

    La puerta de acceso a la cordillera más alta de Irlanda

    La localidad de Beaufort es un punto de partida inmejorable para admirar la majestuosidad de la cordillera de MacGillycuddy's Reeks, la más alta del país. A escasos minutos en coche al sur de Beaufort se halla el paso de montaña de Gap of Dunloe, donde seguramente experimentarás algunas de las sensaciones más intensas de tu recorrido por el anillo de Kerry.

    No dudes en aparcar el coche para explorar a pie este estrecho paso y el entorno. También puedes dar un paseo en un carruaje tradicional para disfrutar todavía más de la naturaleza impoluta y la belleza del lugar. De vuelta a Beaufort, aprovecha para practicar tu swing en su famoso campo de golf de 18 hoyos.

    3

    Killorglin

    Un lugar de lo más animado en el anillo de Kerry

    Killorglin es una localidad irlandesa con una interesante cultura que seguro que te sorprenderá. Aquí se celebran numerosos festivales tradicionales, e incluso algunos de ellos se consideran los más antiguos de la isla Esmeralda. No te pierdas en particular la Puck Fair, una feria que da comienzo cuando los lugareños se dirigen a las montañas cercanas para atrapar a una cabra salvaje. Además, con motivo de esta celebración, los pubs permanecen abiertos hasta tarde gracias a un permiso legal especial.

    Aprovecha tu visita a Killorglin para probar la gastronomía local y las sabrosas cervezas que aquí se elaboran. Encontrarás más de una docena de pubs y diversos restaurantes de lujo en los que degustar marisco y pescado recién capturados, tanto del mar como de los lagos de la zona.

    Foto de DXR (CC BY-SA 4.0) modificada

    4

    Glenbeigh

    Ideal para disfrutar de una auténtica playa irlandesa

    Si durante tu recorrido por el anillo de Kerry te apetece sentir la animación de la costa, Glenbeigh es un destino inmejorable. Muy cerca de aquí se encuentra la playa de Rossbeigh, un pintoresco arenal de 11 kilómetros de largo muy recomendable para nadar, aunque es más conocido por ofrecer actividades de equitación y acoger carreras de caballos y ponis.

    Gracias a sus vistas magníficas al mar y a las montañas, Glenbeigh atrae un flujo continuo de turistas y aficionados a todo tipo de deportes al aire libre, como senderismo, navegación en kayak, surf, ala delta y golf. Si simplemente te apetece hacer una breve parada, aprovecha para visitar los agradables pubs y cafeterías de la localidad.

    Foto de Ostendali (CC BY-SA 3.0) modificada

    5

    Kells

    Una localidad idílica a orillas de la bahía

    Kells es un apacible pueblo pesquero con una bonita playa ubicada en un rincón apartado de la bahía, ideal para familias con niños pequeños, ya que la arena es suave y hay poco oleaje. Además, cuando la marea baja, suelen formarse piscinas de rocas a lo largo de la orilla.

    De camino a Kells, seguramente verás unos cuantos rebaños de ovejas por las extensas cañadas. En la colina, con vistas al puerto y a la playa, se alza la elegante casa victoriana conocida como Kells Bay House. Está ubicada en unos terrenos de 18 hectáreas con jardines y bosques muy cuidados, por los que pasear por aquí es un auténtico placer, y también alberga un magnífico restaurante.

    Foto de Christian Menz (CC0 1.0) modificada

    6

    Waterville

    Una ubicación envidiable entre un lago y el océano

    Waterville es una pequeña localidad del condado de Kerry que presume de una ubicación inmejorable, ya que es la única ciudad verdaderamente costera de todas las que se encuentran en el anillo de Kerry. Mientras que al oeste se halla el impresionante paisaje del Atlántico Norte, justo al este se encuentra el Lough Currane, un lago que hará las delicias de los pescadores de salmones y truchas.

    El océano y el lago están conectados a través del estrecho río Currane, aunque esto no interrumpirá tu recorrido por el anillo de Kerry, ya que puedes atravesarlo por un puentecito. Para sumergirte un poco más en la historia de la localidad, aparca el coche y recorre tranquilamente a pie el paseo marítimo de Waterville, donde encontrarás una estatua de Charles Chaplin.

    Foto de Robert Linsdell (CC BY 2.0) modificada

    7

    Derrynane

    La localidad más meridional del anillo de Kerry

    Derrynane alberga una gran cantidad de fuertes de piedra antiguos frente a la costa y una extensa bahía de arena que lleva el mismo nombre. En esta playa abrigada y de aguas tranquilas se pueden practicar numerosos deportes acuáticos, como navegación en kayak y, cuando el viento acompaña, vela y windsurf. Encontrarás varios lugares en los que alquilar todo tipo de equipamiento, desde canoas hasta máscaras para buceo con esnórquel.

    Si no te apetece meterte en el agua, te aconsejamos que visites la mansión Derrynane, una antigua casa solariega de un importante estadista irlandés ubicada actualmente en el centro de un parque nacional de 320 hectáreas.

    Foto de August Schwerdfeger (CC BY 4.0) modificada

    8

    Sneem

    Entre las montañas y la escarpada costa

    Sneem es una localidad en la que reina una atmósfera tranquila, tal vez porque está ubicada en el remoto tramo suroeste del anillo de Kerry. Desde su ubicación en la ría del mismo nombre, la localidad disfruta de unas bonitas vistas a las colinas, los ríos que discurren por el centro del pueblo y la escarpada costa de la península.

    Un lugar recomendable para familias no muy lejos de Sneem y que merece la pena visitar es la granja Blueberry Hill, donde los niños podrán acariciar a los animales y disfrutar de otras actividades divertidas. A pesar de su tamaño reducido, Sneem cuenta con varios pubs y restaurantes agradables en los que se puede comer de todo, desde platos típicos de la gastronomía irlandesa hasta pizzas italianas.

    9

    Kenmare

    Un agradable pueblecito costero

    Kenmare es una próspera localidad comercial con un puerto pesquero en la que también pueden encontrarse numerosos atractivos turísticos, comercios y restaurantes gurmé. El paisaje costero combina a la perfección con la exuberante vegetación de la campiña que se extiende a las afueras de la ciudad, donde abunda la oferta de actividades de ocio y lugares de interés histórico. Si te apetece conocer mejor la cultura agrícola de Kenmare, procura programar tu visita a mediados de agosto, cuando se celebra la feria anual.

    Cerca de Market Street encontrarás el famoso círculo de piedras de Kenmare y, no muy lejos de este, el Heritage Centre, donde podrás profundizar en la historia del lugar. Las familias con niños tienen a su alcance una variada oferta de ocio, como visitar la granja tradicional de Molly Gallivan, disfrutar de un pícnic junto a la bahía en el parque de Reenagross o pasear por los agradables caminos de los jardines subtropicales de Derreen.

    Foto de JoachimKohlerBremen (CC BY-SA 4.0) modificada

    Ari Gunadi | Huésped compulsivo

    Organiza tu viaje

    Maps