Montpellier es una animada ciudad universitaria en el sur de Francia. Ubicada a solo 12 kilómetros del mar Mediterráneo, tiene una media de aproximadamente 300 días de sol al año, por lo que es una de las ciudades más soleadas de Francia. Esta ciudad de origen medieval ha crecido alrededor de su bello casco antiguo, que recibe el nombre de l’Ecusson, donde te espera una amplia variedad de bares, restaurantes y tiendas.

    Montpellier ofrece una gran selección de cosas para hacer y ver, desde visitar la catedral hasta acudir al mercado cubierto, a las cercanas playas o a los excitantes encierros de La Camarga, todo ello en el ambiente cálido y afable del sur de Francia.

    1

    Comienza el día en la plaza de la Comedia

    Tómale el pulso a la ciudad desde su animado centro urbano

    La plaza de la Comedia se encuentra enclavada en el corazón de Montpellier. Con la ópera en un lado y la explanada Charles de Gaulle en el otro, esta plaza rectangular de 12 500 metros cuadrados está rodeada por maravillosos edificios del siglo XIX. Conforma una de las mayores áreas peatonales de Europa y cuenta con numerosos bares y restaurantes desde cuyas terrazas podrás contemplar el trajín de la gente. Se trata del lugar perfecto donde empezar a impregnarse de la atmósfera de la ciudad antes de comenzar a explorar el Écusson, el casco antiguo, que se encuentra en las inmediaciones.

    Ubicación: A 350 metros al norte de la Gare Saint-Roch, la estación de tren de Montpellier en el centro de la ciudad

    Mapa
    • Parejas
    • Historia
    • Foto
    • Económico
    2

    Callejea por el Écusson

    Explora el casco antiguo de Montpellier

    El Écusson es el casco antiguo de Montpellier. Sus orígenes se remontan a la Edad Media y se extiende hacia el oeste y noroeste de la plaza de la Comedia. Su entramado de sinuosas calles peatonales resulta ideal para pasear y descubrir tiendas pintorescas, restaurantes fabulosos y monumentos históricos, de entre los que destacan la catedral y la basílica de Notre-Dame-des-Tables, dos visitas imprescindibles. El Écusson no solo se puede recorrer a pie: el Petit Train de Montpellier es un tren turístico que parte cada media hora de la plaza de la Comedia entre los meses de febrero y octubre.

    Ubicación: En el centro de Montpellier, hacia el oeste y el noroeste de la Plaza de la Comedia

    Mapa
    • Parejas
    • Historia
    • Foto
    • Económico

    Foto de Finoskov (CC BY-SA 4.0) modificada

    3

    Haz una cata de vinos en el pico Saint-Loup

    Prueba los vinos más apreciados de la región Languedoc-Rosellón

    Una visita para catar vinos en el pico Saint-Loup es una experiencia imprescindible si quieres descubrir los excelentes vinos de la región Languedoc-Rosellón. El pico Saint-Loup es una montaña situada a 20 kilómetros al norte de Montpellier y es un destino muy popular entre los amantes del senderismo. Por otro lado, el área cuenta con las condiciones perfectas para producir vinos deliciosos, ya sean tintos, blancos o rosados. Entre las bodegas más importantes que encontrarás en la zona del pico Saint-Loup, destacan Domaine de l’Hortus, Château de Flaugergues y Domaine La Croix Belle. También podrás degustar marcas locales en la Maison Régionale des Vins, que se encuentra en la Rue Saint-Guillem, en pleno distrito del Écusson y a solo 500 metros de la plaza de la Comedia.

    Ubicación: A 20 kilómetros al norte de Montpellier

    Mapa
    • Gastronomía
    • De lujo
    4

    No te lo pierdas: el acuario Mare Nostrum

    Descubre especies acuáticas de todo el mundo en un acuario de lo más moderno

    El acuario Mare Nostrum forma parte del complejo comercial Odysseum, situado a tres kilómetros al este del centro de la ciudad. Es una atracción bien organizada que acoge uno de los acuarios cubiertos más grandes de Francia. Ofrece 15 ecosistemas acuáticos distintos y te brinda la posibilidad de ver tiburones y pulpos gigantes, así como de disfrutar de una exhibición interactiva que simula un barco carguero atrapado en una tormenta. Se puede llegar fácilmente con el tranvía desde el centro de la ciudad para pasar el día en este complejo enorme y fascinante que cuenta con numerosas opciones para comer y para no tener ni un minuto de aburrimiento.

    Ubicación: A tres kilómetros al este del centro de Montpellier

    Horarios: Abierto todos los días, de 11:00 a 19:00.

    Mapa
    • Familias
    • Foto

    Foto de Mikani (CC BY-SA 3.0) modificada

    5

    Visita la catedral de Montpellier

    Descubre el mayor monumento religioso de Montpellier

    La catedral de San Pedro de Montpellier, como se la conoce oficialmente, está situada en la parte noroeste del casco antiguo y ha sido declarada Monumento Nacional. El origen de esta impresionante catedral gótica se remonta al siglo XIII, aunque fue reconstruida en el siglo XVII, y su principal peculiaridad es su indudable parecido con una fortaleza. En el interior, podrás admirar un enorme techo abovedado y unas vidrieras que le confieren ese aire de misticismo que su imponente órgano se encarga de reforzar. Justo al lado del pórtico de entrada, encontrarás un restaurante con terraza perfecto para tomarte un respiro.

    Ubicación: En la parte noroeste del casco antiguo de Montpellier

    Mapa
    • Historia
    • Foto
    • Económico

    Foto de Wolfgang Staudt (CC BY 2.0) modificada

    6

    Vete de compras por el Halles Castellanes

    Contempla la vida cotidiana de los habitantes de Montpellier

    El Halles Castellanes es el principal mercado cubierto de Montpellier. Se encuentra en el casco antiguo, a 250 metros al norte de la plaza de la Comedia, en un edificio renovado de 1500 metros cuadrados que acoge una miríada de puestos y tiendas que venden todo tipo de productos regionales. Aquí, encontrarás embutidos, quesos, vinos y una gran cantidad de frutas y verduras. Seguro que se te abre el apetito con la mezcla de apetitosos aromas que flotan en el aire del Halles Castellanes.

    Ubicación: En la Rue de la Loge, a 250 metros al norte de la plaza de la Comedia, en el casco antiguo de Montpellier

    Mapa
    • Ir de compras
    • Foto
    • Gastronomía
    • Económico
    7

    Recorre el paseo del Peyrou

    Disfruta de un tranquilo paseo por una explanada histórica

    También conocida como la Plaza Real del Peyrou, el paseo del Peyrou es una explanada espectacular de interés histórico. Aparte de ser un lugar muy agradable para un paseo nocturno, ofrece unas vistas panorámicas de la ciudad y los Pirineos, que se encuentran a 200 kilómetros de distancia. El Arco de Triunfo, la estatua ecuestre de Luis XIV y el acueducto de San Clemente son solo algunos de los monumentos que hallarás a tu paso y que se construyeron entre los siglos XVII y XVIII.

    Ubicación: En las afueras del casco antiguo, hacia el noroeste

    Mapa
    • Parejas
    • Historia
    • Foto
    • Económico

    Foto de PierreSelim (CC BY 3.0) modificada

    8

    Toma el sol en la playa de l’Espiguette

    Aléjate de todo en un fantástico enclave junto al mar

    Aunque Montpellier no es una ciudad costera, está lo suficientemente cerca del Mediterráneo como para que puedas tomar el sol en uno de los muchos complejos que se encuentran a menos de media hora del centro de la ciudad. Antes que ir a playas como Palavas-les-Flots o La Grande Motte, que suelen ser más frecuentadas, te recomendamos que te desvíes tan solo 40 kilómetros para llegar a la playa de l’Espiguette en Le Grau-du-Roi. Este arenal, rodeado de dunas, albuferas y flora autóctona, es amplio y salvaje; un lugar alejado de todo. De hecho, solo hay unos pocos bares y pizzerías a 800 metros antes de llegar al aparcamiento.

    Ubicación: En Le Grau-du-Roi, a 40 kilómetros al sudeste del centro de Montpellier

    Mapa
    • Parejas
    • Familias
    • Foto
    • Económico

    Foto de Daniel VILLAFRUELA. (CC BY-SA 4.0) modificada

    9

    Asiste a una course camarguesa

    Admira un juego tradicional y excitante

    Las courses camarguesas son un juego tradicional que se practica en muchos lugares de la costa mediterránea. A diferencia de las corridas de toros, aquí el animal es quien lidera un juego en el que los participantes deben quitar con la mano las cuerdas y guirnaldas que se les han atado previamente en los cuernos y en la frente sin que el toro se los lleve por delante. Las courses camarguesas se celebran entre abril y octubre en muchos pueblos de los alrededores de Montpellier. Para conseguir un programa completo de las courses, ve a la oficina de turismo de Montpellier, situada en el extremo norte de la plaza de la Comedia (véase la ubicación más abajo).

    Ubicación: En el n.º 30 de la Allée Jean de Lattre de Tassigny, en el extremo norte de la plaza de la Comedia

    Teléfono: +33 (0)4 67 60 60 60

    Mapa
    • Familias
    • Foto
    10

    Cena en el barrio del Écusson

    Prueba la dieta mediterránea de primer nivel en el casco antiguo de Montpellier

    El Écusson, el casco antiguo de Montpellier, cuenta con un panorama gastronómico en el que se incluyen ocho restaurantes con estrellas Michelin. Algunos de los lugares más populares para degustar la auténtica comida local y de temporada en el Écusson son Le Petit Jardin en la Rue Jean-Jacques Rousseau, L’Artichaut en la Rue Saint-Firmin y L’Idée Saveurs en la Rue du Four-des-Flammes. En consonancia con las estrechas calles del casco antiguo, la mayoría de estos restaurantes son íntimos y sirven platos deliciosos inspirados en la cocina mediterránea.

    • Gastronomía
    11

    Termina el día en la zona de la iglesia de Saint-Roch

    Sal de bares por el casco antiguo

    Las calles que rodean la iglesia de Saint-Roch en el casco antiguo ofrecen una gran variedad de bares donde tomar una copa por la noche. ¿Quieres volver a probar alguno de los vinos locales? Ve a Les Bulles Saint-Roch en la Rue du Plan d’Agde o a Les Tanins d’Abord en la Rue Roucher. ¿Te apetece bailar al son de ritmos caribeños y brasileños? Dirígete a La Petite Scene en la Rue de la Fontaine. ¿O eres de los que prefiere el ambiente de un pub? Por suerte, puedes pedir una pinta de Guinness en el Fitzpatrick’s Irish Pub en la Place Saint-Come. Estos son solo algunos de los bares nocturnos que abren sus puertas en el casco antiguo. Lo bueno es que puedes cambiar de bar con facilidad, ya que la zona no es muy grande.

    • Gastronomía
    • Vida nocturna
    Stephan Audiger | Huésped compulsivo

    Organiza tu viaje

    Maps